​​​​​​​
​​
 ​

“Deseo la paz a cada hombre, mujer, niño y niña, a la vez que rezo para que la imagen y semejanza de Dios en cada persona nos permita reconocernos unos a otros como dones sagrados dotados de una inmensa dignidad"

(Papa Francisco, 2017)





​​​​​
​​​​​​​​​​​​