​​​​​​​
​​
 ​

“... La Iglesia se ha comprometido en el desarrollo de estrategias no violentas para la promoción de la paz en muchos países, implicando incluso a los actores más violentos en un mayor esfuerzo para construir una paz justa y duradera.

(Papa Francisco, 2017)





​​​​​
​​​​​​​​​​​​​​​​​​