​​​​​​​
​​
 ​

“...Responder con violencia a la violencia lleva a un enorme sufrimiento, ya que las grandes cantidades de recursos que se destinan a fines militares son sustraídas de las necesidades cotidianas... llevando a la muerte física y espiritual...".

(Papa Francisco, 2017)





​​​​​
​​​​​​​​​​​​​​​​​