​​​​​​​
​​
 ​

“Que la no violencia se transforme, desde el nivel local y cotidiano hasta el orden mundial, en el estilo característico de nuestras decisiones, de nuestras relaciones y de la política en todas sus formas".

(Papa Francisco, 2017)





​​​​​
​​​​​​​​​​​​​