​​​​​​​
​​
 ​

“... Quien acoje la Buenas Noticia de Jesús reconoce su propia violencia y se deja curar por la misericordia de Dios, convirtiéndose a su vez en instrumento de reconciliación..." 

(Papa Francisco, 2017)





​​​​​
​​​​​​​​​​​​​​​​​